Blog

Diseño de espacios verdes resilientes, artículo publicado en la revista Ciudad Sostenible

Los estudios disponibles indican que las consecuencias del cambio climático afectará especialmente a las ciudades. De hecho, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (el IPCC según sus siglas en inglés) prevé que sigan aumentando la intensidad, duración y frecuencia de las lluvias torrenciales, las inundaciones, las olas de calor y las sequías de larga duración. Asimismo, asegura que se agudizará el «efecto isla de calor» urbano. Por tanto, aquellas ciudades que quieran conservar o mejorar la calidad de vida que ahora ofrecen a sus habitantes, deberán aprender a adaptarse.

Resolver los problemas derivados del calentamiento global requiere de un nuevo enfoque intersectorial y de estrategias diferentes a las utilizadas hasta ahora. De hecho, en momentos críticos como el actual está más vigente que nunca la definición que Wolfgang Haber, profesor emérito y doctor en la Facultad de Arquitectura y Planificación del Paisaje de la Universidad Técnica de Múnich, dio sobre la disciplina del Paisajismo: ‘Concebir y dar forma a nuestro entorno’. De ahí que debamos desechar las viejas soluciones de ingeniería y pensar en otras direcciones —más creativas, ecológicas y sociales—, en particular en cómo convertir cualquier espacio abierto en un elemento funcional a la adaptación de la ciudad al cambio climático.

A la vista de los proyectos que se han hecho o están en marcha en otras ciudades del mundo, las medidas de adaptación más importantes pueden agruparse en tres categorías:
• las que tratan de paliar la escasez del agua,
• las relativas a combatir las lluvias torrenciales,
• las destinadas a suavizar el efecto del aumento de la temperatura.
Entre las primeras, destaca la optimización del ciclo del agua. La llegada de condiciones más secas y cálidas modificará las comunidades de plantas, y alterará los patrones de precipitación. En consecuencia, variará la disponibilidad de agua en la estación seca y esta se convertirá en un bien más preciado si cabe. De ahí que resulte vital maximizar la recogida de aguas pluviales o utilizar pavimentos permeables, esto es, pavimentos que favorezcan la recarga de aguas subterráneas y de acuíferos.

Por su parte, los episodios de lluvia torrencial nos obligarán a gestionar mejor las aguas superficiales, en particular en las calles del centro. Si no conseguimos reducir la velocidad de entrada del agua en desagües y alcantarillas, estos se desbordarán con frecuencia. De ahí que los edificios con cubiertas vegetales pueden ser parte de la solución, pues incluso ese agua se puede reutilizar en el propio edificio. Otra manera de captar pluviales es a través de las llamadas «cunetas verdes» y de los jardines de retención de lluvia. Ambos sistemas capturan el agua en momentos de flujo máximo y la liberan tiempo después, lentamente.

En cuanto a la temperatura, el IPCC ha pronosticado un calentamiento del aire en superficie de más de 2 ºC para este siglo. Ese incremento se verá reflejado en temperaturas medias anuales más altas, lo que agudizará el «efecto de isla de calor». Este efecto consiste en la formación de un domo o cúpula de aire cálido debido a la presencia de edificios y superficies pavimentadas, que irradian calor incluso después de la puesta del sol. Eso hace que la sensación de confort ambiental disminuya. Parte de la solución pasa por algo tan sencillo como crear zonas de sombra con árboles.

Cinco medidas para hacer una ciudad más resiliente

En primer lugar, y antes de elaborar estrategia paisajística alguna, debe evaluarse la calidad del lugar y realizar un estudio de placemaking. En la tradición paisajística anglosajona, el placemaking se define como ‘un enfoque multifacético para la planificación, diseño y gestión de los espacios públicos que aprovecha los activos, la inspiración y el potencial de la comunidad con la intención de crear espacios que promueven la salud, el bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos’. Algo relevante de este enfoque es su capacidad integradora y transversal, pues está abierto a que participen los actores locales clave y la ciudadanía.

A continuación, viene la estrategia en sí, es decir, preparar lo que llamamos una «estrategia de infraestructura verde». La infraestructura verde se define como ‘una red de zonas naturales y seminaturales y de otros elementos ambientales, planificada de forma estratégica, diseñada y gestionada para la prestación de una extensa gama de servicios ecosistémicos’. Por tanto, se trata de una herramienta de planificación espacial que está orientada a interconectar espacios verdes —o azules, si estamos en la costa— multifuncionales y elementos físicos del espacio terrestre —marino— a fin de obtener beneficios ecológicos, sociales y económicos.

Esa estrategia de infraestructura verde funciona como un marco de referencia para integrar medidas de adaptación de la ciudad. Por ejemplo, puede incluir el rediseño o la creación de parques resilientes, como el Parque Yanweizhou en la ciudad china de Jinhua (Figs. 1 y 2), que aúna su función paisajística de espacio público para el esparcimiento con su función ecológica de control de inundaciones de las tormentas de la estación del monzón. El parque, con sus caminos peatonales y vegetación autóctona, está diseñado para que pueda inundarse. Las inundaciones traen tierras fértiles lo que provoca que no sean necesarios sistemas de riego ni de fertilización adicionales.

Fig_1_Yanweizhou_birdeye_view

Fig. 1 Parque Yanweizhou. Jinhua, China. Fuente: © Turenscape

Fig_2_Yanweizhou_flood
Fig. 2 Parque Yanweizhou inundado. Fuente: © Turenscape

La estrategia también puede incluir los sistemas urbanos de drenaje sostenible, como las cunetas verdes. Las calles de Portland (Fig. 3) (Oregón, EE. UU.), por ejemplo, disponen de unas áreas específicas para contener el flujo de las aguas, así el drenaje superficial se dirige hacia ellas, ya sea para filtrarse directamente a las aguas subterráneas o para discurrir más lentamente hacia los puntos de drenaje. Estos sistemas, a la vez que reducen el riesgo de inundación, regulan el ciclo del agua.

Fig_3_Cuneta_Verde

Fig. 3 Cunetas verdes en la ciudad de Portland, EE.UU. Fuente: Environmental Services, City of Portland, Oregon, EE.UU.

Una tercera medida que puede incluir la infraestructura verde es la creación de jardines de retención de agua. En Dinamarca, por ejemplo, el parque de patinaje en la ciudad danesa de Roskilde (Figs. 4, 5 y 6), combina su función de pista de skateboard con la de recolector de agua superficial en casos de lluvia torrencial. Ambas funciones coexisten y ninguna va en perjuicio de la otra; al contrario.

Fig_4_Master Plan skate roskilde
Fig. 4. Master Plan del Parque de patinaje en Roskilde, Dinamarca.

Fig_6_Skatepark_Roskilde_Detalle
Fig_5_Skate_Park_Roskilde
Figs. 5 y 6. Pista de patinaje con función recolectora de aguas superficiales.

Otra medida que puede contemplar la estrategia es la relacionada con los llamados «espacios vacantes» (que incluyen los espacios muertos de las carreteras y amplias zonas pavimentadas y de aparcamiento). Por ejemplo, la ciudad de Londres, ha diseñado los llamados pocket parks and squares, esto es, parques y plazas de bolsillo. A la par que habilitan un espacio social, estos elementos drenan el agua superficial.

Por último, la quinta medida tiene que ver con las olas de calor, cuyo efecto podemos mitigar si interceptamos la radiación solar y aumentamos la evapotranspiración. Lo primero depende de construir zonas de sombra efectivas, algo que requiere diseñar la cobertura vegetal con árboles de copa densa, bajos requerimientos hídricos y resistentes a la contaminación atmosférica. Lo segundo se consigue incorporando elementos de agua —fuentes, láminas superficiales, etc.— en el diseño de los espacios verdes.

En ambos casos, el objetivo es el mismo: reducir la temperatura ambiente y aumentar la sensación de confort de las personas. SUNLIGHT Landscape Studio desarrolló una estrategia con estas medidas (Fig. 7), a petición de la oficina Madrid 2020 del Ayuntamiento de Madrid, para el dossier de la candidatura Madrid 2020 que lograra una reducción de la temperatura ambiente de cara a la celebración de los Juegos Olímpicos en la ciudad de Madrid en un mes de Agosto.

Fig_11_Landscape_strategies_Sunlight
Fig. 7. Estrategias de Paisaje para el control de la temperatura ambiente. © Sunlight Landscape Studio

Como se ve, los parques urbanos y los espacios verdes están llamados a desempeñar un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático. (Fig. 8). Gracias a ellos, las ciudades serán más resilientes, y quienes las habitamos disfrutaremos de mayor calidad de vida.

Fig_12_GI_strategy_Sunlight
Fig. 8. Red de Infraestructura verde. © Sunlight Landscape Studio

Por tanto, el paisajismo debe ser una herramienta ineludible a la hora de repensar la ciudad, no solo para embellecerla —que también—, sino para resolver los grandes desafíos climáticos. O dicho de otro modo: las soluciones de ingeniería —sencillas y monofuncionales— ya no son aceptables; a partir de ahora, las ciudades necesitan soluciones orgánicas que las ayuden a convivir con lo impredecible de la naturaleza. Las ciudades necesitan más paisajismo.

Cristina del Pozo, PhD
SUNLIGHT Landscape Studio
Directora Master Universitario en Arquitectura del Paisaje. Universidad CEU San Pablo, Madrid.

Publicado en la revista Ciudad Sostenible, Enero 2016
http://www.ciudadsostenible.eu/

**
*

Bibliografía
• Benedict, M. A., & McMahon, E. T. (2006). Green infrastructure. Linking landscapes and communities, Washington-Covelo-London.
• Comisión Europea (2013). Infraestructura verde: mejora del capital natural de Europa. COM(2013) 249 final.
• European Environmental Agency (2009). Ensuring Quality of Life in Europe’s Cities and Towns. EEA Report 5/2009, 28 de mayo de 2009. http://www.eea.europa.eu/publications/quality-of-life-in-Europes-cities-and-towns
• Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC). (2014). Climate change 2013: Thephysical science basis: Working group I contribution to the fifth assessment report ofthe intergovernmental panel on climate change. New York: Cambridge UniversityPress.
• Wright, H. (2011). Understanding green infrastructure: the development of a contested concept in England. Local Environment, 16(10), 1003-1019.

Páginas web:

https://www.portlandoregon.gov/bes/
http://www.susdrain.org